LA PAZ ES POSIBLE.

UN MONJE, UNA RELIGIÓN; UN INDIVIDUO, UN SENDERO.
HASTA QUE EL SER HUMANO DEJE DE SER INJUSTO, SEGUIREMOS VIENDO INJUSTICIAS...
UNA MENTE ILUMINADA PERCIBE POR CONCEPTOS Y NO SE DEJA LLEVAR POR ELLOS.
UN CORAZÓN ILUMINADO PERCIBE POR SENTIMIENTOS, Y NO SE DEJA LLEVAR POR ELLOS.
UN FÍSICO ILUMINADO, PERCIBE POR SENSACIONES, Y NO SE DEJA LLEVAR POR ELLAS: Y NO DEJARSE LLEVAR ES DISTINTO A NO HACER POR MEJORAR EL MUNDO, NUESTRA REALIDAD MÁS CERCANA: ¿POR DÓNDE QUIERES EMPEZAR?...

viernes, 21 de noviembre de 2014

EL DARSE CUENTA: LA SALIDA AL SUFRIMIENTO

Es fácil dejar de sufrir, la observación sin juicio es la salida de esa aducción que nuestra mente tiene en la llamada matrix... Sucede que generalmente no sufrimos lo suficiente para motivarnos a emprender tal hábito, o práctica, la de OBSERVAR incluso los juicios mentales que puedan aparecer y dejarlos marchar sin involucrarnos. Lo cual requiere esa energía que empleamos en entretenimientos cotidianos, por esto mismo, porque nos entretienen del sufrimiento aún en un nivel llevadero... Y está bien, sólo recuerden cuando deje de ser llevadero, que la práctica del darnos cuenta u observar, nos lleva al dejar de sufrír. Quizá entonces nos motivemos a fomentar tal hábito y ser libres de la matrix realmente...

jueves, 30 de octubre de 2014

¿PODRÍAS SALIR UN AÑO DEL CONSUMISMO?... DOS CANADIENSES LO EXPERIMENTARON.

Dos amigos canadienses demostraron que es posible ahorrar 55.000 dólares si antes de comprar algo uno se hace una simple pregunta: ¿lo necesito realmente?
Geoffrey Szuszkiewicz, un contable de 31 años, y su amiga Julie Phillips, asesora de comunicación de 29 años, tomaron en agosto de 2013 una decisión que, aseguran, ha cambiado su manera de ver la vida: pasar un año entero sin comprar nada que no fuera imprescindible.
La idea surgió mientras charlaban sobre el consumismo. Crearon un blog llamado ‘Buy Nothing Year‘ (‘un año sin comprar nada’) y abrieron una cuenta en Twitter con el mismo nombre, relata un artículo publicado en la revista ‘Forbes‘. Los medios se hicieron eco del proyecto de estos dos canadienses y fue entonces cuando se dieron cuenta de que no había marcha atrás.
Los tres primeros meses, es decir de agosto a octubre de 2013, dejaron de comprar ropa y artículos electrónicos o para el hogar. Más adelante renunciaron a ir a restaurantes, pagar por cortes de pelo o comprar gasolina. Empezaron a cocinar en casa y desplazarse en bicicleta o a pie, incluso durante los fríos días de invierno.
Tenían planeado dejar de comprar comida y cultivar en la fase final del experimento. Sin embargo, debido a la época del año en la que empezaron, no consiguieron producir sufienciente para autoabastecerse.
Pasado un año, Geoffrey y Julie, también compañeros de piso, ahorraron 42.300 y 13.800 dólares estadounidenses respectivamente.

Lo más duro: dejar de ir a restaurantes y peluquerías

Según Julie, dejar de comprar ropa fue más sencillo de lo que había pensado. Lo más duro para ella fue renunciar a ir a cafeterías y restaurantes con amigos y no poder ir en su automóvil.
“Para mí también fue fácil no comprar de ropa, pero prescindir de ir a la peluquería fue al principio difícil”, asegura por su parte Geoffrey.
Otro de los aspectos negativos del experimento Buy Nothing Year fue, explican, darse cuenta de que la palabra ‘amistad’ significa algo muy distinto de lo que creían.
“Al principio, muchos amigos se distanciaron de mí o yo de ellos porque nuestra amistad se basaba en salir y gastar dinero”, cuenta Geoffrey.

Lecciones aprendidas

Julie asegura que si ha aprendido algo durante este año ha sido a ser más consciente de su vida y de lo que ocurre a su alrededor.
“Antes solía querer constantemente cosas, más cosas, mejores, más bonitas y más baratas [...]. Ahora siento que mi vida es más completa. Es un resultado espiritual que no esperaba en absoluto”, dice.
Para Geoffrey, la lección ha sido muy simple: “si uno quiere dinero, debe aprender a gestionarlo”.

Siete consejos para ahorrar

El reto fue duro al principio, pero Geoffrey y Julie consiguieron ahorrar una buena suma de dinero. Lograrlo no es tan difícil, aseguran. He aquí algunos de sus consejos:
1. Revise sus cuentas mensualmente.
2. Si algo se rompe, arréglelo. Si quiere algo nuevo, hágalo con sus propias manos.
3. Si necesita algo, pídalo prestado o intercámbielo por otro artículo que tenga.
4. Cocine en casa.
5. Piense en lo que tiene y no en lo que necesita.
6. Cultive su propia comida.
7. Camine o vaya en bicicleta en lugar de desplazarse en automóvil.
RT

jueves, 23 de octubre de 2014

LA VERDADERA ESCUCHA

¿Alguna vez has escuchado de verdad?...
¿Alguna vez has puesto toda tu concentración y tus sentidos por un instante en escuchar algo o a alguien?... Es como si no existiese nada más a tu alrededor. A esto me refiero.

Para que un terapeuta pueda realizar una acertada evaluación y terapéutica del paciente, lo más importante es efectuar una “verdadera escucha”.
Esta escucha, no se basa en oír las palabras de la anamnesis y sacar conclusiones sobre lo que le pasa a la persona. No se refiere tampoco a la escucha del tejido mediante la palpación. En realidad, este concepto abarca una amplitud inmensa.

En primera instancia, escuchar y cómo escuchas lo que al paciente le sucede y lo que nos demanda es muy importante; sin embargo, la verdadera escucha está aún en su primera fase.

Podemos destacar tres aspectos fundamentales a considerar en este proceso:

1. La quietud y serenidad del terapeuta

2. La propia introspección

3. La neutralidad

1. La quietud y serenidad del terapeuta

El primer aspecto es conseguir en nosotros mismos la “quietud y serenidad” como premisa básica. Si queremos escuchar de verdad, antes debemos callarnos a nosotros mismos. Esto requiere concentración y mucho entrenamiento, y si lo llevamos al extremo máximo, requiere poder estar a solas con nosotros mismos. Para ello, hemos de encontrar nuestra propia identidad, nuestro verdadero SER y de este modo, poder establecer nuestras propias referencias. Esto implica adentrarse en un inquietante y fantástico viaje hacia nuestro interior.

2. La propia introspección

El segundo aspecto que el terapeuta tiene que cultivar es “la propia introspección”.

“No podemos sanar a nadie, si no nos hemos sanado a nosotros mismos”.

Es fundamental conocernos en profundidad para evaluar y solucionar activamente todos los procesos físicos, mentales y emocionales, que hayan podido marcar en exceso nuestro “yo”.

Si no evaluamos nuestras necesidades adictivas emocionales, al menos las que más nos limitan, no podremos crear otras realidades, y menos aún escuchar a otra persona sin pasarla antes por nuestro filtro.

Es conveniente además de conocer estas adicciones emocionales propias, ser conscientes de las que nos son impuestas por nuestra herencia familiar y por nuestras propias experiencias kármicas de vidas anteriores.

Toda adicción emocional nos roba la libertad de elección, expresión y acción desde nuestro propio inconsciente. Nuestro cuerpo envía la orden al cerebro de que se está quedando sin reserva de esa emoción que siempre nos acompaña, y pide al cerebro que busque dentro de su sistema la situación o el recuerdo perfecto para atraer o crear de nuevo esa emoción. Si no aparece instantáneamente en nuestra vida, el cerebro buscará en su memoria ese recuerdo del pasado con una gran carga emocional, enviando la señal al hipotálamo para segregar más péptidos para esa emoción, y una vez fabricados, enviarlos en grandes cantidades al organismo.

Las células de todo el cuerpo, poseen en su membrana citoplasmática receptores a los que se unirán esos péptidos y esto hará que la información de ese sentimiento, llegue al centro de cada célula del cuerpo limitándonos en nuestro sentir y percibir otras emociones y experiencias.

Si no conseguimos romper ese círculo de adicción emocional, no podremos ser realmente libres, conscientes ni auténticos. Por ello, esta premisa es tan importante para nuestra evolución personal y para la verdadera escucha.

3. La neutralidad

El tercer aspecto es la neutralidad. Hemos de estar muy perceptivos y receptivos, muy abiertos a cualquier estímulo que podamos ver, oír, sentir o incluso intuir.

Ser neutral implica no inducir al paciente con nuestras propias ideas, emociones, sensaciones, percepciones,…desde un máximo respeto.


Por ello es importante establecer claramente nuestro propio punto de referencia desde nuestro propio autoconocimiento y desde un constante trabajo evolutivo. Todo esto es para no confundir nuestras propias experiencias con las del paciente.

Ya sabemos que cada célula posee memoria. En cada tejido, órgano, músculo… en cada parte de nuestro cuerpo, hay una gran cantidad de información.

Por ello, hemos de estar libres de todas estas restricciones y adicciones físicas, mentales y emocionales.

Una vez establecida la verdadera escucha, acompañada de una adecuada conexión con su sistema y en un amplio contexto de absoluta confianza por parte de ambos, se establecerá un intercambio de información que puede ser unidireccional o bidireccional, en función de lo que cada uno quiera o necesite, y por supuesto, según la habilidad del terapeuta.

Aquí subyace un nuevo concepto terapéutico. Mediante la verdadera escucha, podemos establecer un diálogo entre el inconsciente del terapeuta y del paciente.

Sería algo parecido a las neuronas espejo. Al igual que el paciente tiene la capacidad de transmitirnos información desde su inconsciente, también puede contactar con nuestro inconsciente. Si por ejemplo, el paciente tiene una fuerte emoción de sufrimiento por una abandono, y conecta con la libertad y felicidad que le transmite el terapeuta por todo su trabajo evolutivo, el paciente tendrá la posibilidad de ver ese sentimiento reflejado en su inconsciente y así experimentará aunque sea por unos instantes, esa nueva emoción.

A través de su estado creativo y de una íntima conexión con el paciente y con el universo, podremos transmitirle ese sentimiento de unión, de que nada está separado en el universo (el campo unificado).

Si el paciente lo elije, podrá dar otra alternativa emocional a su cerebro, a sus cuerpos y a su vida.

A partir de aquí, la tarea ya es muy personal. Pero al menos hemos tenido una oportunidad de hacernos conscientes de una emoción que estaba muy escondida en nuestro inconsciente y en nuestra alma, condicionando e impidiendo de este modo, que aflore nuestro verdadero SER.

“Nuestro cuerpo es como un mar de cristal por donde fluye el mensaje que nosotros mismos creamos con nuestra realidad física, mental y emocional”.

“La verdadera sanación se encuentra en la expresión del amor incondicional desde la pureza de nuestra alma”.

Con amor.
Autora: Inmaculada Perea Salguero (impesal2012@gmail.com)

martes, 21 de octubre de 2014

DESPUES DE LA OSCURIDAD (Película)

Les traigo hoy, el enlace de una película: Después de la oscuridad.
¿Qué tiene de interesante?... Expone a su modo el cambio que está sucediendo planetariamente con eso que llamamos Ser humano... ¿Se han planteado alguna vez, qué significa Ser Humanos...
La lógica que ha regido hasta ahora, creando nuestras sociedades desde la escuela parece que ha tocado fondo; por sí sola, ya no dá más de sí que la destrucción de aquello que aparenta  defender... Cada cual verá aquello que pueda ver, aquí está el enlace:

http://streamcloud.eu/pstvr87k600a/After.The.Dark.HDrip.xklusivedd.avi.html

Para verla, esperar los 10 segundos y darle al botón cuando se ponga azúl y luego darle al botón del medio, el de play de toda la vida.


ENTRADAS RECIENTES