LA PAZ ES POSIBLE.

Una MENTE ILUMINADA percibe por CONCEPTOS y no se deja llevar por elloos.
Un CORAZÓN ILUMINADO percibe por SENTIMIENTOS, y no se deja llevar por ellos.
Un FÍSICO ILUMINADO, percibe por SENSACIONES, y no se deja llevar por ellas:
Y NO DEJARSE LLEVAR es distinto a no hacer algo por MEJORAR NUESTRO MUNDO como realidad más cercana... ¿POR DÓNDE QUIERES EMPEZAR? (Isaac Fdez. de la Villa)...

miércoles, 30 de marzo de 2011

EN EL CAMINO DE REGRESO A CASA



En el camino de regreso a casa, la expresión o el reconocimiento de que somos Todo, o Nada, puede no ser conveniente, por eso se nos borró el mismo...
El camino de regreso a casa más que de saber o decir; “Somos Todo, o Nada, o tal o cual cosa porque así lo experimenté “Yo”, y aún lo siento de tal forma”…, se trata de adquirir las cualidades más intrínsecas de lo que somos…
Podemos sentir que somos el Todo, o Todo lo que nos rodea, pero no tenemos las cualidades del mismo Ser, que podemos creer estando vislumbrar ser. No creamos la manifestación como lo hace el Todo, no sentimos como el Todo, somos tan sólo una pequeña parte del Todo, que no siendo el Todo, si llega a creerse serlo Todo, puede quedar atrapada en la ilusión de tener que hacer nada, o no tener que hacer algo, para procurar sólo su personal deleite cayendo en el mismo bucle de búsqueda de satisfacción personal que creyó haber trascendido: Salvo que ahora, sintiéndose más aliviado, sigue igual de sumiso para hacer algo más que sentirse completo, o viéndose más poderoso sigue igual de vanidoso para usar sus nuevos poderes en beneficio propio…

AMOR, SABIDURÍA, PODER: ¿Tienes las tres en ti manifestadas en plenitud total para creerte lo suficientemente Todo como para decir que eres Todo?... ¿Eres capaz de crear un planeta de manifestación física material con tu pensamiento?... ¿Te sientes tan unidos a todos que sabes todo lo que todos estén sintiendo, expresando, o incluso todos sus idiomas?... ¿Qué clase de Todo puede ser quien se siente Todo sin saber nada?... Sólo una pequeña parte del mismo que no llegó a nada.

AMOR: Flujo Dar-Recibir Fractálmente evolucionando.
SABIDURÍA-INTELIGENCIA: Conocimiento siendo recibido y entregándose, en su proceso de conocimiento-experimentación que engendra Sabiduría o Inteligencia divina.
PODER- VOLUNTAD: Energía dándose y recibiéndose, en su evolución expresiva de Voluntad Creadora, Co-creadora con la Inteligencia que provee una manifestación polarizada sostenible.

Saber o Sentir qué cosa somos, no es importante en su transmisión externa a los demás, puede ser incluso contraproducente si lo hacemos con la intención de ayudar a otros, de hacerles creer en nosotros basándonos en una experiencia mística personal… Ciertamente es importante por la liberación que produce cuando se experimenta, o comprende en plenitud, y si aporta la responsabilidad de seguir progresando sin tantos tropezones, Evolucionando al ritmo que sintamos hacia la ampliación de las cualidades del Todo expresadas a través de cada uno de nosotros: Como indicación de que evolucionamos de vuelta casa, y el camino está siendo recorrido, transitado hacia la voluntad expresiva que impulsó en sus orígenes la experiencia fragmentaria de las conciencias individualizadas.

Isaac Fernández de la Villa.

lunes, 21 de marzo de 2011

EN EL LUGAR SIN NOMBRE

Y en un lugar sin nombre, los nombres aparecieron, y todos nos hicimos cargo de ellos, para dejar de ser nosotros… Y entonces varios nombres resaltaron como propaganda de sus propios nombres… Sabiendo algo más que los otros, se hicieron nombres innombrables, para en una forma amable, conquistar los demás perdidos; que no lo estaban, sólo era una idea de los innombrables, porque siendo innombrables ellos, ¿qué sería si todos lo fueran?... Y el camino se difuminó entre incongruencias expresivas, cuando todos expresaban lo que eran… Pero surgió la pregunta ¿Se puede vivir sin sufrimiento?... Entonces las respuestas se plantearon en cuestión de comparaciones, y los sin nombres que no habían marchado hacia el otro lado, hacia el más allá, decidieron prestar ayuda, porque la petición estaba hecha, y a lo hecho, pecho, o “AL QUE PIDE SE LE DARÁ, Y AL QUE NO PIDE, INCLUSO LO QUE TIENE SE LE QUITARÁ”… Y entonces aparecieron muchos sin nombres que intentaron nombrar, diciendo lo mismo que siempre, pero de forma distinta, y lo distinto es lo que rompe, lo que arrasa con lo mismo de siempre, porque es la forma lo que separa a los sin nombre de los nombrables… Al final somos siempre nosotros donde elegimos estár…


¿Quieres estar en el cielo o en el infierno?... 


Sólo depende de si sientes lo que dices, o dices lo que no sientes… O si te sientes diciendo lo que dices, o tu conciencia te dice que deberías haber dicho otra cosa… Pero… ¿Qué sientes en realidad?...

Isaac Fernández de la Villa.

jueves, 17 de marzo de 2011

NO HAY GUIA HACIA LA VERDAD.

¿Podemos encontrar a Dios si vamos en busca de él? ¿Puede usted ir en busca de lo desconocido? Para encontrar algo, uno debe saber qué está buscando. Si usted procura encontrar, lo que encuentre será una proyección de sí mismo, será lo que usted desea; y lo que crea el deseo no es la verdad. Ir en busca de la verdad es negarla. La verdad no tiene morada fija; no hay sendero ni guía que conduzcan hacia ella, y la palabra verdad no es la verdad. ¿Puede la verdad ser hallada en un medio particular, en un clima especial, entre determinadas personas?¿Está aquí y no allá? ¿Es tal persona la que nos guía hacia la verdad, y no otra? ¿Existe, acaso, guía alguna? Cuando la verdad es buscada, lo que encontramos sólo puede provenir de la ignorancia, porque la búsqueda misma nace de la ignorancia. Uno no puede buscar la realidad, "uno" debe cesar para que la realidad sea.
(Krishnamurti: El libro de la Vida).

  Cuando uno ya es capaz de observar sus procesos internos con atención, cuando se ha salido del dominio de la programación, donde los psiquiatras y sicólogos se mueven para ayudar más o menos a solventar ciertas incomodidades, ¿qué sentido tiene confiar en quien te pide confianza?... ¿Se cree capaz de guiarte?... ¿Cree que es capaz de poseer la verdad de saber qué necesitamos?... ¿O siente que su verdad es tan grande que supera todas las posibilidades y senderos que se enrumban por lo desconocido: Tan ignorante puede ser quien busca en otros lo que está en él, como quien cree saber qué necesita quien ya es capaz de observarse... ¿Cómo alguien que dice constantemente que no sabe nada puede pretender que otro que tampoco sabe confíe en él?... ¿Un ciego guiando a otro?... En más ocasiones de las que pudiera parecernos, sólo el estar ahí, con el otro, sin intentar convencerlo de nada, sin decirle nada sobre lo que ha de hacer o cómo actuar, es la mejor respuesta de guiar que se puede prestar al compañero de camino, convirtiéndose la palabra guía en amor incondicional, en comprensión del sendero ajeno sin apartarlos de nuestro lado porque no hace lo que creemos según nuestra verdad, lo que esperamos de él; dentro de la creencia de que su camino, es algo que ya conocemos y recorrimos, que tenemos una verdad más elevada que la suya, porque así nos lo hizo creer el sentirnos más cómodos, o acomodados en el nuestro.

Cuando uno sale de la programación, la confianza en uno mismo es el único camino, en el camino único que cada uno de nosotros hemos de transitar en la constante evolución de la cual participamos, lo demás, puesto fuera, es buscar en otro, buscar fuera, y quien busca ser guía, sigue buscando fuera, por muy bien que se sienta en sus personales profundidades, y sintiendo de vez en cuando, increíbles comprensiones sobre pequeñas partes existenciales.


Isaac Fernández de la Villa.

miércoles, 16 de marzo de 2011

LA OSHOIDIOTACIÓN HA LLEGADO.



En el mundo espiritual y sus periferias, más allá o más acá, más mundanas o más “iluminadas”, el “Aquí y Ahora” se ha convertido en una coletilla espiritual que acredita poder a quien la usa, el “Presente”, el vivir en el presente, en una inamovible ley que limita al Todo en su expresión atemporal, el “Sentir”, en una expresión de la verdad que creyéndose absoluta, juzga absurdamente sin derecho a réplica ni derecho propio, para estar todas estas expresiones, asentadas en ideas del pasado con la que se expresaron escalones evolutivos humanos… Y la “Mente” se ha convertido en un enemigo, en vez de una herramienta expresiva, cuando curiosa-mente, sin ella la expresión no existiría… ¿para quizá estar todos en esa Nada Absurda, y aburrida desde nuestro insignificante caminar humano?...
La espiritualidad se llena de aberraciones expresivas, de Maestros infantiles que incitan al juego y a poner toda nuestra confianza en ellos… ¿Confiar en ellos sólo porque así lo sienten?... ¿Quien o qué siente en ellos?... ¿Ellos lo saben en verdad?... O sólo suponen y sienten que es algo superior, tan sólo porque no participan de la sabiduría que les indica qué es aquello que siente por, o en ellos, o a través de ellos… Muchos son los que creyendo haber llegado a algo, quedaron complacidos por alguna experiencia mística que les trajo una comprensión de las bases existenciales energéticas, para en la descarga de responsabilidad que les brindaron, quedar aliviados, concienciados de que Nada son, y Todos somos Uno, para expresarse bajo estas premisas sin importarles lo absurdo que a los demás les parezca…
Alguien programado mentalmente que se mueve por amor y comprensión del sufrimiento ajeno, tiene más compasión divina. Aquella que llevó al sacrificio personal a Jesús, por poner un ejemplo de entrega y amor incondicional, o algunos que dieron sus vidas por mejorar las de otros, porque Jesús murió por ser un gran revolucionario…
¿Qué diferencia hay entre un monje aislado en su montaña, y aquél que se formó un castillo con ladrillos de “Presentes” y “Aquí y Ahora”?... ¿Creen que han llegado a algo?... ¿Creen que la vida expresándose en ellos ya no necesita que la misma vida expresándose fuera de ellos les diga algo?... ¡Ahhh!, Claro, Sólo pueden hablarme quienes estén a mi nivel… Sólo escucharé a quien hable desde el corazón… Pero, ¿dónde tiene la boca el corazón?... Se hicieron igual de sordos que las mentes programadas de las cuales creen haberse distanciado...
Ahora, a otro nivel, siguen teniendo ojos y no ven, y oídos y no oyen, porque excluyeron de sus vidas el aprender de cualquier otro, y su auto confianza les cegó en la autocomplacencia de reconocer juiciosamente desde donde les hablan, qué se les mueve a los demás, para en lo demás, esperar sólo oír voces interiores y sentires metafísicos, despreciando sin reconocerlo, porque ya nos les importa nada de este mundo, que no son maestros de nada si creyeron que dejaron de ser aprendices…
Cayeron en el mismo bucle Egoico del que creían haber salido:
¿Qué me van a contar estos, si ni siquiera saben hablar con el corazón?...
¿Qué me van a contar mis inferiores que ya no sepa y tenga yo?...
¿Qué importa Todo, si yo creo ciegamente en Nada?...
Al parecer, como es abajo es arriba y viceversa; y también se traslada lo absurdo en ambos sentidos… Al igual que la separación, que se da cuando nos creemos perfectos, o más perfectos que los demás, sólo porque alcanzamos una insignificante comprensión existencial más allá del común general humano.
Y con esto, no digo que Osho sea idiota... al buen entendedor, pocas palabras basta.

Isaac Fernández de la Villa.

lunes, 14 de marzo de 2011

DOLOR: CATALIZADOR EVOLUTIVO.

 
Si tuviéramos un botón para dejar de sufrir, incluso de forma física, ¿lo pulsaríamos?... 

Podemos pensar que sufrir no sirve para nada, que es un castigo o error de nuestro diseño con fácil solución; unas cuantas pastillas, y drogados ya corregimos el defecto… Pero en realidad tiene una función muy importante que solemos menospreciar.

La Naturaleza en su expresión responde a parámetros perfectos que realizan los ajustes necesarios para mantener el Equilibrio en todo lo manifiesto. Por ello las leyes naturales son la base de todo trabajo científico.

El Buscador de la Felicidad con Mayúsculas, sabe que la naturaleza es Sabia, y su manifestación, perfecta, así la toma como ejemplo a seguir, o para sus razonamientos, ya que como ser humano, él pertenece a ella y está sujeto a sus leyes.

Si consideramos que la naturaleza crea de forma perfecta y es capaz de autoequilibrarse, el dolor, también presente en los animales, debe ser una manifestación perfecta que tiene su función.
Todo lo que vemos en la creación natural tiene su motivo, su causa de existir, aunque discrepemos en esto si ignoramos el motivo, y quizá pensemos que el sufrimiento es un castigo. Pero si fuese un castigo, significa que ha de haber una causa primaria que origina ese resultado de castigo; debería haber parámetros que determinen la manifestación del mismo.
Hay leyes humanas que de ser trasgredidas pueden llevarnos a ser castigados con privación de libertad, pero en la creación natural, ¿quién o qué, querría castigar a unos animales que también sufren dolor como el hombre, aunque actúen por instinto y desconozcan lo que es el bien y el mal?...
El dolor no puede ser un castigo, ni para seres humanos, ni para los animales, que no sólo sufren en lo físico, pues un perrito gime cuando lo dejamos encerrado en casa, y vemos los gestos desesperados en algunas especies, como cuando alguna hembra pierde a su cría. Esto demuestra que el Sentir de algunos animales supera con creces los niveles del sufrimiento físico, acercándose a los sentimientos humanos.
Castigar a un animal que actúa por instinto sin que haya sido educado por humanos, sería como castigar a un bebé cuando se orina encima de nosotros mientras le cambiamos el pañal. Ellos no son conscientes de sus actos ni de las consecuencias que de ellos se derivan, de ahí que el dolor, esté con nosotros para algo más que satisfacer caprichos de una creación natural perfecta: El sufrimiento no puede ser un error ni un castigo, entonces…:

¿Para qué puede servir el Sufrimiento?...

Incluido en EL BUSCADOR DE LA FELICIDAD. La Evolución del Ser (Parte 6). Descarga gratuíta en:

ISAAC FERNÁNDEZ DE LA VILLA.

viernes, 11 de marzo de 2011

DESAHOGOS DEL ALMA.

 
Toda la Sabiduría existente en el Universo está a nuestro alcance, aunque la mayoría de las veces preferimos ignorar este hecho, pues inconscientemente reconocemos el sufrimiento que se le exige a quien la reclama de forma consciente. Por ello nos resulta más cómodo buscar Educación, que nos aporta conocimientos comprobados que sirven para solucionar nuestras dificultades del mundo físico, antes que adentrarnos en el camino hacia la verdadera Sabiduría:
La cual abre puertas hacia el mundo de las posibilidades y capacidades inherentes a nuestra expresión espiritual.
Mientras el Conocimiento que forma parte de la Educación es expresado por conceptos y preceptos, siendo capaz de especializarnos en temas muy diversos, la Sabiduría pertenece a un
entrenamiento no estrictamente educacional ni estrictamente consciente, que lleva al ser humano hacia sucesivas Expansiones de Conciencia, que aumentan la Comprensión sobre verdades existenciales cada vez más elevadas; significando un aumentar de la Inteligencia. Y precisamente por este aumento de Inteligencia que proporciona comprender tales verdades, es que la Sabiduría suele revelarse en lo exterior en forma de ideas normalmente contrarias al
Conocimiento mundano, siendo esto motivo de conflictos poco agradables para quien se Inicia en este campo, donde se requieren tales reflexiones dentro de uno mismo, que implican necesariamente grandes transformaciones en la vida que llevó hasta el momento; condicionada por unos hábitos adheridos que creyó imprescindibles pero ahora resultan enormemente cuestionados.
Sin embargo, aunque pretendamos evitar el camino del Conocimiento Espiritual que nos llama a todos, algunos ya vinimos a esta encarnación con “almas viejas”. Así consideradas no por su decadencia o desgaste, sino porque pronto aportan la sensación de cansancio sobre lo mundano, proveniente de padecimientos pasados, en tiempos donde siendo capaces de escuchar el llamado de un susurro, se creó un anhelo ya imposible de borrar: Este anhelo es nuestro hogar llamándonos, y siendo la Sabiduría el medio para llegar a él, el Sabio entrenado se convierte en un extraño para el mundo Educado.

Pero antes que estas almas viejas se convierta en extraños, sin ser sabios, sin que les importe serlo, e incluso sin pedir serlo, quienes portan estas almas entran en el sendero del aspirante a discípulo en la Luz, y su primer maestro se presenta con el nombre de Soledad. Que las azota con látigos de sufrimientos provenientes de una comprensión que aumentando, va desvelando lo absurdo de un mundo basado en una personalidad condicionada hacia lo material.
Entonces ya no hay otra opción que emprender el camino del Conocimiento Espiritual que dejó pausado en su vida anterior, y así estas almas atrapadas en sus personalidades, reemprenden otra vez los entrenamientos dolorosos de adquirir Sabiduría, reconociendo ser el único medio para acabar con los dolores de la humanidad.
¡Qué bonito!..., el sendero espiritual..., la Sabiduría... podemos decir imaginando suaves nubes de algodón, donde caminar descalzos hacia un sol resplandeciente que borrará todas nuestras angustias mundanas. Pero esta es solamente la imagen de lo que anhelamos alcanzar.
La realidad de este sendero, sobre todo en sus duros comienzos, se trata de plantar cara a la Personalidad Condicionada, y se asemeja más, a nubes tormentosas con rayos partiéndonos el corazón sobre arenas flameantes, las que acrisolarán nuestro conocimiento lentamente para ir transformándolo en Sabiduría. Y todo para no poder compartirla con los demás, pues dentro del osado Buscador de la Felicidad con mayúsculas, que a esta aventura se atreve, la Sabiduría adquirida le hace reconocer que ésta sólo le servirá a si mismo, pues al darla a otros se transforma en simple conocimiento para quienes la reciben.
De esta forma, toda consideración de Sabio hacia quien sabe más que nosotros, o por lo vieja que aparenta ser su alma, es sólo palabrería absurda de adulación ejercida por las inmaduras mentes de quienes aún no reconocieron la existencia del guía interno; Ese que Jesús llamó “el otro Abogado”, que permanece con nosotros y está en nosotros (San Juan 14,15-17).
Ser Sabio, para el verdadero Sabio no es causa de orgullo o satisfacción alguna, es sólo una cualidad así nombrada para el entendimiento entre humanos. La admiración proviene de otros, pues él, advirtiendo que a la vez que aumenta en Sabiduría también aumenta su reconocimiento de lo poco que sabe, mantiene a raya a la personalidad cuando quiere sobresalir por un falso e inútil orgullo sobre algo que ha logrado a costa de grandes sufrimientos: El verdadero Sabio reconoce que no sabe nada comparado con lo que todo ser humano puede llegar a saber, y este no saber, nunca puede ser motivo de satisfacción sino de inquietud que le impulsa a seguir hoyando el camino de los caminos.
Más tarde o más temprano, todos deberemos hoyar el sendero del Aspirante a Discípulo en la Luz hasta hacernos conscientes de él, y vendrá a nosotros lo que S. Juan de la Cruz llamó La noche oscura del alma; donde por un lado, el mundo material va dejando de atraernos, y por otro, el mundo espiritual aún nos rechaza porque no nos purificamos lo suficiente. Es en esta etapa, donde vamos perdiendo de vista las metas mundanas, para quedándonos vacíos, esperar encontrarnos con las espirituales. Etapa en la que sufrimos lo indescriptible, al no tener varemos donde medir nuestros avances, y a la vez, a nuestro alrededor nadie se percata de nuestra encrucijada para no ser capaces de ayudarnos en ella; pues ellos siguen inmersos en sus batallas mundanas mientras nosotros, ya ampliamos nuestro frente hacia lo interno, hacia lo desconocido y sólo comprendido gracias a las palabras ajenas de quienes antes que nosotros pasaron por lo mismo. Tanto en ellas como único asidero externo, como en nuestra confianza interna hacia lo emprendido, deberemos poner toda nuestra fe, siempre basada en lo lógico y razonable para no caer en la ceguera que lleva al fanatismo, y seguir adelante hacia unos logros que siendo por ahora sólo posibilidades, desconocemos cuan lejos nos quedan.
De esta etapa dolorosa y sufriente, donde el ser humano común ha logrado avanzar en descubrir lo esencial y lo no esencial, aunque aún no logra aplicarlo totalmente en su vida, nacen esta serie de versos llamados Desahogos del Alma. En estos, el Aspirante a Discípulo en la Luz muestra sus tribulaciones, de formas más o menos acertadas, más o menos difuminadas, y más o menos elevadas, pero delineando certeramente los vaivenes de la etapa donde se encuentra; a veces en contacto con lo espiritual, otras atrapado en lo mundano y terrenal, y la continua lucha que enfrenta por estabilizar su barca para dejar de ir a la deriva entre dos mundos que reclaman su alma.

(Descarga gratuíta de DESAHOGOS DEL ALAMA. poesía espiritual, del Aspirtante a Discípulo en la Luz, en http://www.bubok.com/libros/195224/DESAHOGOS-DEL-ALMA-Poesia-Espiritual-del-Aspirante-a-Discipulo-en-la-Luz)
POR ISAAC FERNÁNDEZ DE LA VILLA.

miércoles, 9 de marzo de 2011

EL SENDERO DEL MAGO.





En esta ocasión, compartiré con vosotros algo que me conmovió… En http://www.legadomaya.com/2011/03/08/8-de-marzo-mago-solar-blanco/#ixzz1G6PXFVRA
Leí en un comentario lo siguiente:



Cuenta la historia de un mago
que un día en su bosque encantado lloró.
Porque a pesar de su magia
no había podio encontrar el amor.
La luna, su única amiga
le daba fuerzas para soportar
todo el dolor que sentía
por culpa de su tan larga soledad.
Es que él sabia muy bien que en su existir
nunca debía salir de su destino.
Si alguien te tiene que amar, ya lo sabrás
sólo tendrás que saber reconocerlo.
Fue una tarde que el mago
paseando en el bosque la vista cruzó
con la mas dulce mirada
que en toda su vida jamás conoció.
Desde ese mismo momento
el hada y el mago quisieron estar
solos los dos en el bosque
amándose siempre y en todo lugar.
Y el mal que siempre existió, no soportó
ver tanta felicidad entre dos seres.
Y con su odio atacó, hasta que el hada cayó
en ese sueño fatal de no sentir.
En su castillo pasaba
las noches el mago buscando el poder
que devolviera a su hada,
su amor, su mirada tan dulce de ayer
Y no paró desde entonces
buscando la forma de recuperar
a la mujer que aquel día,
en medio del bosque que por fin pudo amar.
Y hoy sabe que es el amor, y que tendrá
fuerzas para soportar aquel conjuro.
Sabe que un día verá su dulce hada llegar
y para siempre con el se quedara.


Y lo siguiente comenté:


Estremecido por las poéticas palabras de la compañera MIR, no he podido resistir continuar la historia del mago, ¿será porque es la mía?… ¿Será porque es el sendero de todos?…

Y el Mago, sumido en el tiempo y su búsqueda
mil magias hizo y deshizo
para con cada hechizo, quedar frustrado…
Hasta que cansado, una voz le habló:
¿Estás harto ya?…
Sorprendido dudó
creía que la mente se la estaba jugando como siempre.
Pero su voluntad de sondear lo misterioso hasta adentrarse en lo “imposible”
lo llevó a sentir su cansancio y rendición en plenitud.
Y la voz se fue haciendo más fuerte…
Y aunque no era de su hada amada, lo guiaba
hasta que por fin sintió de donde provenía.
Era su alma, su Ser, su todo…
Y ante él se postró, para todo el peso del camino comenzar a desaparecer.
Y ahora en el presente nada anhela de lo exterior
para vivir en un ahora donde el interior se expande hacia lo infinito
y a través de él se manifiesta en lo finito
sin saber con certeza nada más,
QUE NO IMPORTA DONDE ESTÉS… AHÍ ESTÁS.


http://www.legadomaya.com/2011/03/08/8-de-marzo-mago-solar-blanco/#ixzz1G6QO5oUf


Un abrazo. Isaac Fernández de la Villa.

martes, 8 de marzo de 2011

TODOS NO SOMOS IGUALES.



“¡Todos somos iguales!”..., advierten muchas voces dentro del mundo espiritual, y aunque la fuente que da vida a todo sea la misma, y por ello la frase sería certera, trasladarla a todos los niveles existenciales se convierte en un absurdo.
¿Es igual un padre a su hijo?... ¿Llevamos a nuestro hijo de 2 años a beber cerveza, a fumar, a trabajar, a drogarnos los fines de semana con él?... NO TODOS SOMOS IGUALES. Incluso un par de gemelos pueden mostrar diferentes personalidades al poco de nacer, hay diferencia, desigualdad manifiesta, hay individualidad expresiva.
“¿Que todos somos humanos?”... ¿Y sólo por esto ya somos todos iguales?...
“¿Que todos tenemos almas?”... ¿Y solo por eso somos iguales?...
¿Que todos sufrimos en igual forma y buscamos ser felices como base principal de nuestra existencia?... Quizá esto último sea lo que mas nos acerca a considerarnos todos iguales, el sufrimiento y la búsqueda de una felicidad normalmente desconocida, que se nos escapa a cada paso, que mantiene en cada uno de nosotros un sutil anhelo, propiciador para que la humanidad evolucione.
“¡LOS ANIMALES SON PERFECTOS!”…, dicen otras voces que contemplan la armonía natural del medio ambiente, pero ¿los animales son más perfectos que nosotros?... ¿querrían estas personas convertirse en animales?... Algunas ciertamente, sí.
Es fácil, sólo tienen que dejarse llevar por sus instintos e ignorar todas la cualidades humanas de comprensión, compasión, inteligencia, responsabilidad, voluntad, y formar una secta fornicadora y drogadicta, donde alguna que otra vez se maten unos a otros a mordiscos en los cuellos por algún que otro arrebato posesivo territorial.
“¡Ahh esto no lo haríamos!, yo querría ser una hermosa mariposa, un tierno cervatillo,…”, podrán decir alegando que sólo desearían ser animales para lo bueno, para lo gozoso, ignorando que cuando hay nacimiento hay muerte, cuando hay algo considerado bueno, es porque inevitablemente hay otra cosa considerada malo… Otra vez el humano atrapado en la dualidad, deseando ser lo que no es, para seguir eximiendo la responsabilidad hacia sí mismo y para con su expresión hacia los demás, siempre deseando alcanzar fuera ese gozo que no cree poder poseer nunca como ser humano. Y esta vez ya no estaría buscando en lo material, en tener una casa o coche más grande, sino en lo natural, pero siempre es igual, buscando fuera su felicidad, rechazando sus dones, su evolución, ignorando que la madurez espiritual, tanto como la corporal, son parte de nuestra vida aquí… Y que por mucha mariposa hermosa en que nos convirtamos, podrá llegar un pájaro y hacernos alimento para poyuelos, y podrá llegar un león, y acabar con el tierno cervatillo feliz en su ignorancia temporal.
La evolución mira siempre hacia adelante. Experimenta en el presente, y aprende del pasado… ¿Quieren ser niños de nuevo?... ¿Quieren volver a la escuela, ser dependientes de sus padres, sufrir con sus primeras revoluciones hormonales y desengaños “amorosos”, o pasionales mejor dicho?... ¿Que sus vidas fueron satisfactorias siempre y a todos los niveles?... Estupendo, enhorabuena, pero la de muchos millones de personas no lo fueron, y sufrieron lo indescriptible de miles de formas diferentes… ¿Esto no les importa?... Pues está bien… Como dije; NO TODOS SOMOS IGUALES, y por ello la expresión de la compasión, del Amor compasivo no es alcanzada por todos al mismo tiempo ni en la misma cantidad. Ni todas las almas presentes están para aprender o expresar lo mismo… “UN MONJE, UNA RELIGIÓN”, dijo un lama tibetano… Y así, hablar sin responsabilidad de que todos somos iguales, sin explicar el significado más profundo de dicha expresión, y la inutilidad que ella conlleva cuando tal cosa no se siente ni observa, suele ser más un absurdo que crea confusión, que algo digno de ser dicho por alguien que pudo comprenderlo o lo siente en profundidad.
Siendo el mayor peligro de esto, la separación paradójica que crea; pues considerarnos todos iguales, querremos que todos sean como nosotros, sobre todos si creimos lograr alguna meta espiritual que nos pone aparentemente por delante de los demás, y así querremos que todos sientan como nosotros, que comprendan como nosotros, para separarnos más de los demás, o haciéndolos nuestros adeptos, nuestros sumisos seguidores…, sin darnos cuenta nos hicimos intolerantes, incomprensivos, creamos muros contra quienes no se dejaron someter a nuestra voluntad, nos separamos y consideramos mejores que ellos, porque nos creímos maestros de algo a lo que supuestamente todos tienen que llegar, olvidándonos de seguir siendo aprendices de todo, de seguir evolucionando mientras cambiamos el mundo sin pretender cambiarlo.
CUANDO EL MAESTRO DEJA DE APRENDER, DEJA DE ENSEÑAR”.





POR ISAAC FERNÁNDEZ DE LA VILLA.

domingo, 6 de marzo de 2011

¿SUFRIMIENTO O IGNORANCIA?

  ¿SUFRIMIENTO O IGNORANCIA? (El Buscador de la Felicidad P-5)

Si la primera causa de que haya oscuridad, es la ausencia de luz, la de infelicidad, es la presencia de sufrimiento en cualquiera de sus manifestaciones; sea llamado padecimiento, dolor, tristeza, decepción, pena, malestar,...
Si por muy bien que sabemos conducir, no sabemos solucionar un pinchazo, no llegaremos a nuestro destino si esto nos sucede. Comprender las circunstancias adversas nos ayuda, tanto a evitarlas
como a deshacernos de ellas lo antes posible:
Conociendo a nuestro enemigo, nos será más fácil vencerlo.
Solemos considerar al sufrimiento como algo muy malo, que mejor no existiese, pero en realidad no es malo por el servicio que nos presta, pues se trata de la fuerza principal que nos impulsa a evolucionar.

De ahí la conveniencia para el buscador, de conocer qué es aquello que llamamos sufrimiento, y qué función tiene sobre nosotros.

¿De dónde proviene el sufrimiento?

Nos suelen decir: La felicidad está en uno mismo… Y asombrados nos preguntamos: ¿Dentro de uno?...
¿Alguien nos ha regalado alguna vez unos gramos de felicidad?, o ¿nos han mandado por correo un paquete de sufrimientos?...
Podemos decir que alguien nos trajo felicidad, pero realmente fue nuestra relación con esta persona, aquello que provocó que dentro de nosotros surgiera tal felicidad. Igual sucede con todos los demás
sentimientos y pensamientos, que sin poder ver o palpar, sabemos que existen de algún modo en nosotros.

Eran dos amigos ya ancianos que acostumbraban a sentarse a charlar todas las tardes.
Uno de ellos era muy creyente y el otro se consideraba ateo empirista, diciendo constantemente que lo que no puede verse ni tocarse no existe.
En uno de sus tantos debates, donde se atrincheraban en posiciones opuestas para aplicando razonamientos lógicos dejar sin argumentos al otro, el ateo dijo:

-Si existe Dios, demuéstramelo.

El otro sintió la respuesta que debía darle durante unos instantes, y recordó que su amigo sentía un gran amor por su abuelo fallecido, al que amaba desde su infancia. Y le contestó: 

- Si amas a tu abuelo… ¡Demuéstramelo!... 

(Del libro: EL BUSCADOR DE LA FELICIDAD. La Evolución del Ser Parte 5. Descarga gratuíta en  http://www.bubok.com/libros/199379/EL-BUSCADOR-DE-LA-FELICIDAD-La-Evolucion-del-Ser-Parte-5

ISAAC FERNÁNDEZ DE LA VILLA.

sábado, 5 de marzo de 2011

AMOR COMPRENSIVO... Y EL IGNORANTE.

El Amor Comprensivo, comprende, entiende, conoce que la expresión del Ser contempla infinitas posibilidades. Por ello se vuelve compasivo en su accionar, y no juzga valorando bueno o malo, correcto o incorrecto, sino percibe sólo; LO CONVENIENTE O NO CONVENIENTE… Lo hace sin sufrimiento, sin crear muros separativos, según advierte una Inteligencia más allá de lo analítico o programado socialmente; incondicionalmente…
¿En qué se basa esta Inteligencia para calificar alguna acción o situación como conveniente o no?... ¿En qué se basa una planta cuando se contorsiona, estira, dobla o expande para recibir más rallos de luz?...:
EVOLUCIÓN, en su máxima expresión contenida dentro de la EFECTIVIDAD de su avance…
El Amor sin comprensión, aunque sea considerado pleno, sin más allá de aquello que proporciona un sentir lo hermoso de una existencia unitaria, en su expresión puede caer en la indiferencia sobre su capacidad creadora evolutiva, y así, quedar en una complacencia gozosa, que puede llegar a ignorar lo conveniente o no de su expresión. De esta forma, la persona que siente la perfección en todo y su propia plenitud, si perdió el anhelo evolutivo propio, para quedarse en una autocomplacencia “Iluminada”, podría quedar “estancado”, por expresarse creando incomprensivamente, sin Inteligencia divina, sin responsabilidad creadora, sin contemplar que toda causa, conlleva inevitablemente un efecto, llegando incluso hasta sentirse separado de otras expresiones de Amor que ella no comprende y rechazará: Pues aún sintiendo la unidad plena en todo, percibe y cae en creer que hay separación, sólo porque otros Seres, sienten y expresan su divinidad en forma diferente a ella…
El Amor en su expresión es un Dar y Recibir en pos evolutivo, no sólo es el beneplácito de sentirse amado y amar a los demás, y por ello puede expresarse en formas muy diferentes sin dejar de serlo. El Amor, sea comprensivo, sentido, o una mezcla de ambos, no deja de participar con su expresión individual, de la creación evolutiva que en todo se manifiesta con claridad, y contiene un enorme poder transmutador.
El Amor, en su origen puro aiempre es el mismo, lo único que cambia es su expresión a través de las diferentes cualidades álmicas, que cada uno de nosotros poseemos, y por las cuales, se manifiesta dicho Amor con infinidad de posibilidades.
¿Es amoroso un padre cuando enseña a su hijo a no dejarse controlar por los instintos animales que encadenan y limitan al ser humano desde muy temprana edad?... ¿Sería más amorosa una madre que abraza a su hijo “amorosamente”?...
Cualquier expresión que haga evolucionar, está dentro de la intención evolutiva que libera al ser humano de sus limitaciones y cargas, dentro del Amor incondicional; que se mueve en un constante DAR Y RECIBIR, basado siempre en lo conveniente o no conveniente, según los requerimientos de la Evolución Inteligente de la cual todos participamos, y expresa en todo lo manifiesto.
Si alguna persona, al llegar a un gran gozo por su Sentir Amoroso, unitario y pleno, llámese persona Humanitaria, Amorosa, Iluminada, Despierta,…, considera que por sentir de tal forma la existencia, los demás han de llegar a sentir lo mismo para expresarse en la misma forma que ella, calló en lo absurdo; pues limitando la infinita expresión del Amor, que también contempla los aspectos de Sabiduría y Voluntad, creyó que está por encima de todo lo posible; en el autoengaño ególatra de sentirse único, por creer estar ya, en el lugar al que todo ser humano puede aspirar…: Aún le falta ría evolucionar hacia una mayor Comprensión Divina, simplificada en la palabra; SABIDURÍA…

ISAAC FERNÁNDEZ DE LA VILLA.

ENTRADAS RECIENTES