LA PAZ ES POSIBLE.

Una MENTE ILUMINADA percibe por CONCEPTOS y no se deja llevar por elloos.
Un CORAZÓN ILUMINADO percibe por SENTIMIENTOS, y no se deja llevar por ellos.
Un FÍSICO ILUMINADO, percibe por SENSACIONES, y no se deja llevar por ellas:
Y NO DEJARSE LLEVAR es distinto a no hacer algo por MEJORAR NUESTRO MUNDO como realidad más cercana... ¿POR DÓNDE QUIERES EMPEZAR? (Isaac Fdez. de la Villa)...

viernes, 21 de octubre de 2011

jueves, 20 de octubre de 2011

Deja de Esperar y Empieza a Liderar-te (por Dana Mrkich)


Hay un constante estado incrementado de alerta que se está sintiendo en estos días, como si algo muy grande estuviera por suceder. Los foros están bullendo con diversos ángulos de lo que podría ser ese algo. Imagínense su mejor imitación del tipo de ¿Quién Quiere Ser Millonario?, la pregunta del millón de dólares es que este algo será: a) Un terremoto masivo que literalmente hará bambolear al mundo entero b) La divulgación oficial de los gobiernos, confirmando que han estado en contacto con seres de otros planetas desde hace mucho tiempo c) La culminación del Calendario Maya el 28 de octubre activándolo todo, desde el Punto Cero, hasta un Desplazamiento Polar y tres días de oscuridad, o d) Un estallido de luz que pondrá a todos en un instantáneo estado despierto e iluminado.
Se siente como que se gasta mucha energía preguntándonos qué va a pasar, ¡que parece que estamos pasando por alto el hecho de que ‘algo’ está sucediendo ahora mismo! Tantos de nosotros estamos esperando ‘el gran acontecimiento’, poniendo en suspenso nuestras vidas hasta que recibamos el programa oficial sobre qué va a pasar a continuación, mientras tanto un show tras otro se están representando en el Teatro de la Tierra, dándonos avances y montones de películas nuevas que podemos elegir en este momento.
¿Han estado sintiendo este estado intensificado? ¿Sienten un sentido de expectativa más grande que cualquier cosa que hayan sentido en los últimos 5/10/20 años de su despertar? ¿Están sintiendo la adrenalina, o incluso lo que se podría describir como electricidad corriendo por su cuerpo? ¿Se sienten un poco nerviosos o emocionados o un poco de ambos, como si estuvieran a punto de entrar en algo completamente nuevo y desconocido? Nuestro estado intensificado es el resultado directo del influjo, ahora diario, de la luz de alta frecuencia que está bañando toda la Tierra, que está elevando nuestras vibraciones personales y colectivas a un nuevo nivel. Esta luz a la vez está despojándonos de nuestros viejos velos e ilusiones, y abriendo nuestros ojos y corazones a la realidad tal como realmente es. Nuestros corazones laten más rápido, no porque algo esté ‘viniendo’. Nuestros corazones laten más rápido porque ese ‘algo’ está aquí ahora, y en nuestro nivel más profundo y elevado de ser, todos lo sabemos.
El tiempo que estamos viviendo en estos momentos es nuestro tiempo. Conforme más luz baña el planeta, y éste pasa a una frecuencia vibratoria más elevada, por fin estamos empezando a sentir como si un manto grande y pesado hubiera sido retirado de nosotros. Estamos adentrándonos en nuestro poder individual y colectivo después de una vida (de hecho, vidas) de sentirnos como los diferentes. Puede que se sienta muy extraño, porque se están sintiendo más libres y felices la mayor parte del tiempo, mientras que a su alrededor, quienes han pasado toda una vida apegados a la ilusión están profundamente sumidos en sus procesos de colapso social y personal. Muchos de nosotros hemos comenzado a sentirnos llamados a un nuevo trabajo, o a trabajar en una forma nueva, porque ahora estamos terminando nuestros viejos contratos. Es más que probable que les resulte difícil identificar cuál es específicamente su nuevo trabajo, y eso se debe a que nuestros roles y vidas serán más fluidos ahora. En la vieja realidad, lo que hacíamos nos daba el sentido de quiénes éramos. En la nueva realidad, nuestro sentido provendrá de saber quiénes somos, y este conocimiento nos conducirá a nuestros quehaceres diarios. Lo que hacemos se transformará y cambiará en función de lo que más nos sintamos llamados a hacer. Esto no quiere decir que vayamos a estar caminando sin rumbo. Por el contrario, vivir conscientemente significa vivir con propósito y plenamente. La vieja costumbre de nuestra sociedad de apegarse a rutinas fijas y trabajos como si estuviéramos en piloto automático, con la mayoría de las personas sin ninguna conciencia de su participación en lo que en realidad era una sociedad prisión... ahora, ¡eso es caminar sin rumbo! Así que no se estresen demasiado por tratar de averiguar cuál será su nuevo trabajo. Enfóquense en saber quiénes son, y ser quienes son, y eso los conducirá el mejor trabajo/vida para ustedes. Las pistas se presentarán en forma de momentos de iluminación, destellos de inspiración, puertas inesperadas que se abren, o permitiéndose seguir su intuición de ir a algún lugar o hacer algo. La acción tendrá menos que ver con el pensamiento lógico, y más con ser intuitivamente guiados y divinamente inspirados.
Para algunos el trabajo no será ‘trabajo’, simplemente será crear un hogar o comunidad auto-sostenible, feliz y armoniosa, y hacer nuestras propias contribuciones únicas día a día. Para otros, donde el enfoque principal de nuestro trabajo era ayudar a la gente a despertar, nuestro nuevo trabajo girará en torno a apoyar a la gente que recién ha despertado, ayudándoles a encontrar su camino en un nuevo mundo donde ahora es otra historia. Para muchos que recién han despertado, será como salir de un coma, como ver el sol propiamente por primera vez en muchos años. Así como los prisioneros necesitan un tiempo para ajustarse a la libertad y la vida afuera, también la gente necesita tiempo para adaptarse a una realidad donde la libertad y el poder personal son sus nuevos cuerpos gobernantes.
A nivel mental hemos esperado algo grande que anuncie oficialmente el final del fin y el comienzo del principio. Una enorme nave nodriza en el jardín de la Casa Blanca, quizás. La llegada del Planeta X/Nibiru/Cometa Elenin. Un enorme tsunami mundial que realmente capte la atención de la gente. Sin embargo, la realidad es que el final del fin y el comienzo del principio, no se está marcando con uno o dos eventos que hagan detener el mundo. No vamos a tener la devastación mundial y la destrucción que la gente teme (y que algunas personas anhelan en secreto, ¡aunque sólo sea para demostrar a los escépticos que ‘algo’ en verdad está sucediendo!). Al contrario, estamos presenciando y viviendo a través de una multitud de eventos en estos momentos, todos los cuales nos están dando la oportunidad de despertar, o son un resultado hermoso y directo de que por fin hayamos despertado.
Esto no es motivo para un decepcionante momento de gran desilusión. ¿Quieres decir que esto es todo lo que hay? ¿Éste es el cambio que estábamos esperando? No, esto no es todo lo que hay y tenemos muchos cambios importantes todavía por delante de nosotros. Sin embargo, esperar que algo ‘grande’ ocurra, mientras que muchas cosas grandes están sucediendo en realidad todos los días, es un desperdicio potencial de una oportunidad única en la vida de participar conscientemente en la creación de una nueva realidad en su etapa de anteproyecto. Los manifestantes en Occupy Wall Street, Occupy Chicago y Occupy LA no están esperando. Los ciudadanos de Egipto no están esperando. Las personas que ya están involucradas en las viviendas auto-sostenibles y agricultura ecológica no están esperando. Todos estos miembros de la humanidad tienen una cosa en común. Ellos están reivindicando su poder. Están haciendo valer sus derechos a una vida en la que puedan tener libertad financiera, un trabajo que disfruten, un hogar seguro y paz. Mientras que algunas personas están esperando que caiga ‘el grande’, o se dirigen a las montañas antes de que el océano les caiga encima, las familias en Pakistán, Japón y Nueva Zelanda que han perdido sus hogares debido a verdaderas inundaciones y terremotos (en lugar de inundaciones y terremotos temidos pero aún por suceder/que podrían no suceder nunca) no están esperando. Ellos se están arremangando las camisas y siguiendo adelante con el asunto de comenzar de nuevo.
Estos tiempos tienen que ver con asumir nuestro propio poder y autoridad, y soltar nuestra necesidad de validación de fuentes externas. Estos tiempos tienen que ver con soltar el asidero que las ‘autoridades’ externas han tenido a la hora de determinar oficialmente lo que es real, lo que está permitido, lo que es posible y lo que no lo es. ¿Por qué todo el mundo está esperando la ‘divulgación oficial’ de las mismas personas que personifican la vieja realidad desempoderante? ¿No fue una de sus mayores transformaciones cuando dejaron atrás la necesidad de que su padre/madre por fin los acepte, y USTEDES se aceptaron a USTEDES? ¿No fue ahí que la vida cambió? Nuestra familia estelar no está esperando la divulgación oficial antes de poder mostrarse con más claridad, ellos están esperando que nosotros estemos más empoderados, y mientras estemos esperando validación externa no lo estamos.
Estos tiempos tienen que ver con soltar nuestros miedos, incluyendo el miedo que hemos mantenido de que los llamados ‘poderes fácticos’ vayan a ‘ganar’ y que no hagamos este cambio colectivo hacia nuestra nueva realidad después de todo. Este miedo proviene de una falta de entendimiento en torno a lo que es realmente nuestra luz, el poder que contiene, y el proceso imparable que está ocurriendo ahora conforme más de nuestra luz y poder se revela y está a nuestra disposición. Siempre que alguna persona ‘tiene poder’ sobre nosotros, no se trata tanto de la cantidad de poder que ellos tengan, sino de nuestra desconexión con nuestro propio poder, ya sea como individuos o como una comunidad social unida. Gandhi dijo una vez: “Ellos no nos arrebataron India. Nosotros se las dimos”. Mientras tengamos miedo de que nos sea arrebatado algo que legítimamente nos pertenece, ya sea un trabajo, un país o una nueva realidad, estamos siendo rehenes de ese miedo y estamos bloqueando nuestro propio camino hacia recibir con facilidad y crear lo que es legítimamente nuestro.
Mientras sigamos aferrándonos a una expectativa en torno al Cambio, sin creer del todo en él a menos que algo ‘grande’ suceda, podríamos encontrarnos en un realidad de ‘los árboles no me dejan ver el bosque’ – rodeados de señales del despertar del poder, la verdad y la libertad, y sin embargo a la espera de algún evento externo o que alguna autoridad diga algo o haga algo para que sea oficial. Esto plantea la pregunta, ¿proviene esto de los viejos patrones que es mejor dejar en la vieja realidad, donde las cosas tenían que ponerse muy mal antes de que pudieran mejorar? ¿Proviene de viejas adicciones al drama? ¿Proviene de una necesidad de que todo el mundo ‘lo capte’ antes de permitirnos asumirlo y vivirlo? ¿Tenemos que esperar a que toda la humanidad haga el cambio antes de permitirnos elegirlo activamente? Es como el paso de la televisión analógica a la digital – ¿esperaron a que todos sus vecinos consiguieran su televisor digital antes de permitirse encender el suyo? ¿Esperaron a que todo el mundo obtuviera su televisor digital antes de que pudieran permitirse creer que sí, el cambio en verdad está sucediendo? Si algunos vecinos se quedaron rezagados, todavía apegados a su viejo equipo analógico, ¿se sentaron allí con la cabeza en las manos gritando: “Nunca lo lograremos. Hay demasiadas personas que no han cambiado todavía. La frecuencia analógica va a ganar, después de todo”? No, no lo hicieron, porque sabían que ya era un hecho. La digital iba a venir, así que fueron a actualizar su sistema. Sí, algunas personas fueron a regañadientes, pateando y gritando por el gasto extra, pero mírenlos ahora, absolutamente encantados con los canales adicionales y una visión más nítida.
Estas personas están en el extremo opuesto del espectro de aquellos que están esperando que algo grande suceda. Ellos no quieren que pase nada. Ellos estaban bien con la realidad tal como era, muchas gracias. Ellos ven el colapso de la economía, las pérdidas de trabajos y cambios en la tierra como una señal de que el fin está cerca y el mundo se ha ido a la m*#@. Rezan para que todo se calme pronto, y podamos seguir como siempre. Bueno, eso simplemente no va a suceder, porque lo de siempre estaba basado en un cimiento poco ético y falso diseñado para servir a unos pocos a expensas de la mayoría. La mayoría de la gente corriente todavía no sabe eso, aunque están despertando a este hecho rápidamente, y ésa es la única razón por la que todavía se están aferrando a lo viejo. ¿Por qué escapar de una prisión, cuando ni siquiera saben que están en una?
Algo que vamos a empezar a ver más es la revelación de mucho del engaño que se ha  mantenido oculto bajo la alfombra política y corporativa. A medida que más de la humanidad se da cuenta de lo mucho que les han mentido veremos más disturbios y protestas. Veremos a la gente en completo shock al descubrir que sus propios gobiernos han tenido acceso a la energía libre por décadas, y que las leyes universales como la Ley de Atracción, tan ridiculizadas o ignoradas por los medios convencionales, son de conocimiento común entre la élite. Nuestro trabajo en este momento no es esperar la divulgación oficial ni revelaciones oficiales, ni nada oficial.
Los eventos sucederán como tengan que suceder, pero esperarlos antes de empezar a permitirnos sumergirnos por completo en la nueva realidad es como inhalar profundamente y no permitirnos exhalar. Nuestra energía se estanca, empezamos a sentirnos desilusionados y desempoderados, creyéndonos así nuestros propios miedos de que nada está cambiando. No hay nada que temer. La Tierra sabe lo que está haciendo. Todas las pequeñas almas altamente evolucionadas que están viniendo ahora no vienen sólo para que toda la humanidad sea borrada de la faz de la Tierra ni para seguir sustentando a una vieja realidad. Ellos están aquí para mostrarnos una nueva forma de vivir y de ser. Nuestro trabajo también es mostrar a otros una nueva forma de vivir y de ser, liderando el camino hacia una nueva realidad creada conscientemente, liderando con el ejemplo. Liderar viviéndolo. Liderar siéndolo. Ahora.

© Dana Mrkich 2011. Se concede permiso para compartir libremente este artículo con la condición de que se dé crédito al autor, y se incluya la dirección www.danamrkich.com. 

miércoles, 19 de octubre de 2011

ANHELO DEL GUERRERO


Guerrero de la luz, guerrero luminoso
pides liberarte del sufrimiento, y decirte quiero:
Si eres verdadero, tu dolor no podrás dejar
en él, se manifiesta tu anhelo.
Sin anhelo sucumbirías a las visiones del mundo
a sus logros, sus fantasías
libre de anhelo, de la luz morirías
libre del anhelo, caballero andante no serías
atascado quedarías, en la monotonía
de creerte bien logrado cada día;
en putrefactos sentimientos
insensibles
pintados de mascaradería.
¡Comprende!, guerrero de la luz
la línea de dolor que llamando está
a la libertad
a la realidad perfecta, libre de ilusión
¡Comprende!, guerrero de la luz
que si pierdes el anhelo, realmente morirías
pues con tu Ser supremo
toda conexión desaparecería.

Poesía incluida en CAMINANDO SIN RUMBO POR LA VIDA COTIDIANA. Descarga gratuíta en:www.bubok.es/libros/207552/CAMINANDO-SIN-RUMBO-POR-LA-VIDA-COTIDIANA-Poemario
 
Isaac Fernández de la Villa.

domingo, 9 de octubre de 2011

FALTAS DE LIBERTAD


Cuando no estando incapacitados para caminar deseamos pasear, físicamente tenemos todo lo necesario para cumplir nuestro deseo… Pero si deseando pasear, estamos obligados a trabajar, y no siendo tal opción de nuestro agrado, significa que no somos tan libres como nos creernos.
Si deseando pasear nos obligamos a tomar café con esos amigos que desde hace años dejaron de serlo, no somos tan libres como pensamos… Así, nuestras vidas se llenaron de infinidad de cosas que siguen “obligándonos” a no satisfacer nuestros deseos, como deberes impuestos por un condicionamiento que nos dice: “Hay que mantener esas amistades superficiales, hay que trabajar para ganar más dinero, hay que acudir a ese compromiso para que no nos critiquen”, y muchas más circunstancias que nos siguen obligando absurdamente a realizar aquello que creyendo que deseamos, real y profundamente detestamos porque preferiríamos hacer otras cosas...
No somos tan libres como solemos creernos y nos ayudan a considerar las informaciones de alrededor, y las continuadas acciones impulsadas sin grandes motivaciones, nos van llenando de inmensas cantidades de pequeños deseos insatisfechos, que ignoramos porque siendo como somos, esclavos de nuestros condicionantes, creemos que estamos haciendo “lo correcto”: Pero, ¿lo correcto para quién, y para qué?...
Estamos sujetos a horarios impuestos por nuestro trabajo, realizamos actos por simple tradición cultural y rutinas familiares, más que por desear llevarlos a cabo porque nos agradan, sumando a nuestras vidas frustraciones tras frustraciones, por vernos sometidos a actuar hipócritamente hacia deseos de realizar otras cosas: Y trabajando en la oficina haciendo siempre lo mismo en un bucle de monotonía infinita, en la pared vemos ese póster de una paradisíaca playa, que es donde desearíamos estar, en vez de entre frías paredes grises y ambientes estresantes.
Salimos a la calle, y en cada una foto de alguien conduciendo el vehículo último modelo, que desde que lo vimos deseamos conducir pero no podemos hacerlo, porque no nos da el sueldo para cambiar el que tenemos, y uniendo estas a otras muchas circunstancias, nuestras vidas se llenaron de deseos insatisfechos para no ser tan libres como nos hacen creer aquellos, que bien nos grabaron en la mente lo que es falso totalmente y dice: “Libertad igual a elegir dirigentes cada cierta cantidad de años”, para que creyéndoles, creernos libres y seguir igual de esclavos que siempre. Aunque para no darnos cuenta de esto y evitar el esfuerzo que supone salir de esta esclavitud, nos decimos:
Yo no voy a pasear porque Yo elegí trabajar, porque Yo elegí ganar dinero para mantener ese coche que Yo elegí, y esa casa que Yo elegí, y a esa familia que Yo elegí...” Pero, ¿realmente elegimos todas esas cosas, o sólo creemos haberlas elegido?...

En un programa televisivo, donde hablaban de cómo se reúnen anualmente los grupos de hombres poderosos que quieren controlar el mundo política y económicamente, para determinar las acciones que tomarían a nivel mundial durante el año siguiente, se permitía que los televidentes enviasen mensajes de texto por teléfonos móviles (o celulares en Latinoamérica). Estos salían por la parte baja de la pantalla, y fueron algo curioso. La mayoría escribía alegando en diferentes formas, lo que en síntesis se pude resumir en: “¡Mi vida la controlo yo, y nadie más!”...
¿Realmente creemos eso?... ¿Controlamos nuestras vidas y somos libres?...
Podemos vivir creyendo que elegimos nuestros electrodomésticos, porque entre algunos modelos distintos seleccionamos uno. Entre veinte televisores elegimos el que más nos gustó, o ¿nos dio nuestro alcance económico?... Entre diez lavaplatos elegimos uno, como lo hacemos entre quince DVD´s... Y así, por la forma en que adquirimos algunos bienes materiales, tenemos la impresión de poseer libertad, y que nuestra vida está bajo nuestro mandato sobre todo, cuando podemos elegir entre miles de pequeñas cosas. Pero en verdad es muy fácil comprobar que no somos libres en absoluto, sólo con preguntarnos lo siguiente:
En el caso que nos tocase la lotería y tengamos varios millones de dólares, ¿cambiaríamos alguna de esas cosas que creemos haber elegido porque somos hombres y mujeres libres?...
Si es cierto que elegimos libremente todo lo que tenemos y somos dueños de nuestras vidas, por más dinero que de pronto tengamos, nada cambiaríamos, pues siendo libres al elegir todo lo que tenemos, debemos tener lo que realmente deseamos… ¿Es realmente así?...
Seguramente, a la mayoría de nosotros, si nos tocase la lotería cambiaríamos hasta de esposa, porque muy pocas veces elegimos libremente, y tenemos miedo de hacerlo porque cuando lo hacemos provocamos cambios drásticos en nuestra forma de vivir que crea terremotos alrededor; son las cadenas y muros de nuestra prisión resquebrajándose…
Si no somos libres ni en lo pequeño, cuanto más en lo grande.
La Verdadera Libertad, está muy por encima del poder elegir entre unas cuantas opciones que otros han dispuesto a nuestro alcance, donde nuestro nivel económico y de condicionamiento que también nos fueron programados por otros, será lo que mayormente determine nuestra elección.

Imaginemos el padre que quiere un hijo abogado cuando nació para ser artista deseándolo con toda su alma:
Si ambos discuten sus posturas, la fuerte voluntad del padre podrá crear el condicionamiento en su hijo para que estudie abogacía. Entonces el padre vivirá “satisfecho” viendo crecer a su hijo en prestigio y nivel económico, mientras su hijo, permitiéndose vivir una vida para la que no nació. Si no pone remedio a esta situación, el hijo acabará siendo un infeliz toda su vida, eso sí, con mucho dinero, y frustración interna, y estrés; que podrá disimular y parchear comprando miles de cosas para no escuchar el moribundo anhelo de su vocación artística… Incluso podrá llegar a creer que es más feliz que millones de personas, ¿porque tiene más cosas que ellos?..., para en realidad, ser cualquier artista aunque pase frío en la calle mientras pinta, mucho más feliz que él aun teniendo casi nada en lo material.
Y, ¿nos creemos libres y felices en cuestión de relaciones?...

Podemos pretender que nuestra pareja haga lo que deseamos, pero ella puede tener el deseo de no hacerlo, y entonces se presenta el conflicto: Deseos de uno contra deseos del otro.

El Buscador sabe, que no se puede ser libre si se trata de obtener algo dependiente de la voluntad de otros. Y considerando que la opresión no es el camino adecuado, se da cuenta que la única solución para que sus deseos no se conviertan en frustración por no llegarse a cumplir, es cambiar el condicionamiento que los provoca: Sin deseos que no pueden satisfacerse, no puede haber deseos insatisfechos ni frustración derivadas de ellos, ni infelicidad al respecto.

Nuestros condicionamientos crea nuestros deseos, de poder, de dinero, de sexo, y todos los demás no vitales para las funciones básicas de nuestro cuerpo, pero, ¿podremos vivir algún día sin condicionamiento, lo que puede conllevar a vivir sin deseos y sin sufrimientos?...

Incluido en EL BUSCADOR DE LA FELICIDAD. La Evolución del Ser. Parte 5. Descarga gratuíta en: http://www.bubok.es/libros/199379/EL-BUSCADOR-DE-LA-FELICIDAD-La-Evolucion-del-Ser-Parte-5
Isaac Fernández de la Villa.

jueves, 6 de octubre de 2011

Un hombre muy Sencillo.

Pues una historia que encontré por ahí dice: 
“Un hombre, muy sencillo y analfabeto, llamó a las puertas de un monasterio. Tenía deseos verdaderos de purificarse y hallar un sentido a la existencia. Pidió que le aceptasen como novicio, pero los monjes pensaron que el hombre era tan simple e iletrado que no podría ni entender las más básicas escrituras ni efectuar los más elementales estudios. Como le vieron muy interesado por permanecer en el monasterio, le proporcionaron una escoba y le dijeron que se ocupara diariamente de barrer el jardín. Así, durante años, el hombre barrió muy minuciosamente el jardín sin faltar ni un solo día a su deber. Paulatinamente, todos los monjes empezaron a ver cambios en la actitud del hombre. ¡Se le veía tan tranquilo, gozoso, equilibrado! Emanaba de todo él una atmósfera de paz sublime. Y tanto llamaba la atención su inspiradora presencia, que los monjes, al hablar con él, se dieron cuenta de que había obtenido un considerable grado de evolución espiritual y una excepcional pureza de corazón. Extrañados, le preguntaron si había seguido alguna práctica o método especiales, pero el hombre, muy sencillamente, repuso: No, no he hecho nada, creedme. Me he dedicado diariamente, con amor, a limpiar el jardín, y, cada vez que barría la basura, pensaba que estaba también barriendo mi corazón y limpiándome de todo veneno. El Maestro dice: El mayor ignorante hallará la paz si su intención es genuina; el erudito más destacado proseguirá a oscuras si su intención no es la correcta


DESPERTAD TITANTES, DESPERTAD.




Los pobladores no aguantando tanta injusticia se alzaron contra sus gobernantes. Numerosas revueltas se daban por todas las ciudades de Grecia, y en una de sus grandes acrópolis, de pie, sobre las escaleras de un viejo panteón, se escuchaban las voces de un anciano, gritando desde su alma a quienes corrían frente a él. 

¡Ahora corred, corred!... Con el temor de enfrentaros a vuestro oscuro destino, forjado tras años durmiéndoos en unos laureles que no os pertenecen. Porque os creísteis merecedores de la corona de Apolo, quien dominaba las plagas, la curación, la poesía, la danza, y hasta la razón. Pero vosotros... Vosotros creísteis ser como él para pensar que podíais vivir como Dioses. Creyendo que para ello, sólo bastaba con dominar algunas cosas, pero, ¿dónde dejasteis el dominio de la miseria y el hambre?, ¿no son también plagas que nunca erradicasteis?, y ¿qué valor tiene vuestra medicina si no llega a todas partes?... Vuestros oídos a la poesía cerrasteis, para sólo el ruido del oro escuchar, mientras toda vuestra capacidad de razonar la perdisteis al servicio de una búsqueda codiciosa del noble metal, y en bailes de vanidad, lejanos de aquellos que realizaba el laureado con las ninfas... ¡Malditos estáis humanos codiciosos!... Ahora lo sabéis, cuando el dolor despierta a vuestra conciencia, adormecida por falsas victorias terrenales...

Resonaron truenos en la lejanía. El anciano se silenció para mirar al cielo, pero no vio señal que indicara tormenta. El viento no soplaba más de lo acostumbrado, el cielo lucía azul y coronado por un sol radiante, siempre agradable durante los inviernos mediterráneos. Entonces se sentó para intentar percibir la realidad de un mundo, que se había acelerado más de lo que él ya era capaz de asimilar....
 ...

Comienzo del libro DESPERTAD TITANES, DESPERTAD. Descarga gratuíta en http://www.bubok.es/libros/174494/DESPERTAD-TITANES-DESPERTAD

Isaac Fernández de la Villa.

martes, 4 de octubre de 2011

DESEOS

Acabamos de comer y no sentimos hambre, pero salimos a la calle y pasamos por una pastelería. Tras la vidriera están esos montoncitos de cremosa nata diciendo: ¡Cómeme, cómeme!... El deseo nos inunda y surge la ansiedad por comerlos. Entramos en la tienda, y tras comprarnos algunos dulces los engullimos con voracidad.
Nuestro deseo hacia los pastelitos provocó una ansiedad que afectaba al cuerpo físico, y los procesos de adaptación ordenaron aminorar sus efectos impulsándonos a conseguir lo deseado. En este caso no se dio una necesidad física vital, pues no teníamos hambre, pero la ansiedad, el impulso de gula, fue lo suficientemente fuerte para hacernos actuar en conseguir los pastelillos. Este ejemplo sirve para infinidad de circunstancias donde empleamos energías para obtener cosas innecesarias vitalmente hablando...
Algo parecido ocurre cuando recordamos a una persona y surge la necesidad de llamarla por curiosear en su vida, por controlar las vidas de otros cuando aún siquiera controlamos la nuestra; y si estábamos tumbados tranquilamente, nuestra calma se terminó con el deseo, y así nos levantamos del sofá, salimos de la calma, si es que realmente la teníamos, para realizar lo deseado.

El Buscador advierte que los deseos, se valen de los movimientos básicos de adaptación, a niveles de supervivencia, creando falsos desequilibrios en nuestra percepción, y así, obligarnos, o motivarnos a emprender la realización de los mismos, ya fuera de una necesidad real de actuar en base a vida o muerte; supervivencia.

Lo importante de esto, puede ser que controlando nuestros deseos, impidiéndoles darles más fuerza actuándolos siendo sus sirvientes, sus esclavos, o cuando no sintamos conveniente actuarlos para satisfacerlos, evitaremos la frustración si no obtenemos lo deseado o el resultado esperado...
Los hay, quienes considerando esto se proponen acabar libres de todo deseos, pues ciertamente se evitará muchos sufrimientos y angustias, pero puedan sufrir la decepción de saber, que ya están deseando estar libres de deseos, lo cual es un deseo. Ciertamente el deseo más elevado que puede tener un ser humano programado en su Ego hacia el deseo, es dejar de desear, pues estar libres de deseos para el ser humano común, programado socialmente, no es posible. En estados elevados de conciencia parece serlo, pero mientras no lleguemos a ellos, estaremos sujetos a deseos, y nuestra misión será no dejarnos dominar por angustias y sufrimientos por ellos motivados, que afectan incluso físicamente mientras nos sacan de ese Equilibrio, esa paz interna, que impulsa nuestra principal causa de existencia: Evolución. 

Y también tener en cuenta el dicho: "TEN CUIDADO CON LO QUE DESEAS, QUE PUEDE SER, QUE SE HAGA REALIDAD"... Advirtiéndonos, que ciertamente podemos conseguir muchos deseos, pero nada se da gratis, y el sufrimiento puede estar como forma de pago en el camino hacia sus logros.

Isaac Fernández de la Villa.

lunes, 3 de octubre de 2011

LAS PERSONAS PELIGROSAS PARA EL EGO PROGRAMADO

Hay cierto tipo de personas o seres humanos, muy peligrosos para el Ego programado. Causan temor, indignación, angustias, porque nos revelan aquello que no queremos ver de nosotros mismos. Si tenemos la idea de que se debe hablar con “amor”, con esa definición de amor donde cerramos los ojos para sentirnos poetas del verso cursi y complasivo, que no compasivo, sino que complace los oídos de Egos que se deleitan en palabras hermosas; este tipo de personas podrá hablarnos rudamente, duramente, desagradablemente según nuestra idea, nuestra creencia, nuestro juicio sobre cómo debe ser toda expresión del Todo o la naturaleza misma, donde ciertamente podemos observar violencia... Pueden gritarnos incluso, cuando no queramos oírles, al rechazarlos por su aparente forma de expresión, para al rato estar absortos en otra cosa, o si les preguntamos u oímos sin reparo, en aceptación total a su expresión, podrán hablarnos armoniosamente para decirnos lo mismo; porque sienten que dentro de nosotros ya no hay necesidad de confrontación, porque ya confrontamos superando la parte que rechazábamos de nosotros mismos y la aceptamos, aceptando a los demás por completo al igual que nos aceptamos nosotros mismos por completo…
Esta clase de personas es mejor tenerlas lejos si no queremos navegar por nuestras cloacas, pues las ven y sacan a la luz sin contemplaciones, pues no son expertos en sermones cariñosos ni en parchear lo absurdo hasta otro momento, ya sienten que no hay tiempo: Y nos hacen ver en poco tiempo, lo pestilente, la suciedad que durante años ignoramos en el sótano de nuestro inconsciente, nuestros tentáculos de manipulación, nuestras maniobras de distracción, nuestra huida de nosotros mismos hacia la siguiente caída, hasta el siguiente escalón, hacia el siguiente abismo, … Y así, al vernos, pueden preguntarnos sin contemplación: ¿Qué ves en mí, que temes de ti mismo?...
Ciertamente, comparando a estas personas con nosotros, podremos decirles lo mismo, replicarles aquello que nos dicen o nos hacen ver, y quizá podemos acertar, quizá no porque ya no viven en nuestra misma forma de ser o estar... Pero tener en cuenta, que incluso el acertar en nuestros juicios no nos servirá de nada si lo que nos dijo está en nosotros; sólo sería un intento más, de nuestro Ego programado de ignorar la suciedad que carga, y que fue iluminada con una linterna extraña, porque no tiene la forma ni la imagen que nos hicimos de ella, o nos hicieron creer, de aquello que debe ser luz que ilumine, amor que nos ame: En nuestro juicio perdimos la oportunidad, el tren partió hacia otro lado, hacia otro momento, porque nuestro Ego programado se defenderá siempre de estas personas y huirá en busca de aquellas que lo complazcan, que lo compadezcan y comprendan sus deseos para justificarlos sin cambio alguno, para soportar una dualidad que se volverá más cruel mientras más nos resistimos a superarla una vez sentimos el llamado interno hacia el despertar… 
Y todo está bien…¡Cuidado con no encontrarse con este tipo de personas si no están dispuestos a ver sus propias cloacas!... ¡Es muy peligroso para el bienestar del Ego programado hacia la autocomplacencia!...
Y si se las encuentran, ni modo… Lo mejor es ser coherentes con lo que somos y expresamos; que aquello que pensemos, sintamos y actuemos, esté lo más acorde posible, si no es así; si por ejemplo decimos que somos libres y no tenemos apegos cuando estamos en verdad expresando todo lo contrario a aquello en lo que abundamos, el conflicto puede estar servido sin que nos de tiempo de huir, porque este tipo de personas ya nos vio antes de venir, y huele la peste que hay detrás de lo que vamos a decir.

Isaac Fernández de la Villa.

domingo, 2 de octubre de 2011

EL POR QUÉ DE LA MONOTONÍA



Cuando las cosas aparentan salir de nuestro control, nos adaptamos. La capacidad de adaptación nos capacita para afrontar y superar los sufrimientos y también inhibe nuestras alegrías.

Es nuestro primer día de trabajo, que logramos encontrar pero realmente no es nuestra vocación, aunque esto no lo sabemos, reconocemos que tendremos un sueldo y reconocimientos por nuestra labor. Un pellizco en el estomago se mezcla con el Sentimiento de haber llegado a una meta ansiada desde hace muchos años. Nos sentimos alegres, dichosos, eufóricos. La felicidad es nuestra compañera. Todo es perfecto. Pero pasa el tiempo y todo se transforma en monotonía.
Nuestra capacidad de adaptación apaciguó nuestros estados de exaltación inicial, disminuyéndolos hasta finalmente sentirnos como antes de lograr la meta; quizá con mayor ocupación y disposición económica, pero con el mismo sentimiento de insustancialidad hacia la vida.

El Buscador sabe, que alcanzar metas de ámbito material proporciona fuertes Sentimientos, pero estos Sentimientos pronto serán compensados hacia el equilibrio, por el proceso de adaptación Sentimental, que funciona igualmente contra el sufrimiento.

Ocurre una desgracia y nos sentimos desmayar porque nuestro cuerpo no es capaz de asimilar tal cantidad de dolor. Una vez apaciguado los altos niveles de angustia, comienza la etapa de duelo, donde con tiempo, el dolor menguará hasta que todo vuelve a una calma relativa.
Notemos que la palabra duelo, aparte de hacer referencia al dolor, significa enfrentamiento, combate, pelea. Cuando nos encontramos en tiempos de duelo, nuestra adaptación Sentimental batalla contra el dolor activando los mecanismos internos que lo apacigüen.

El Buscador en sus indagaciones comprende como funcionan los mecanismos que da realidad a frase: “El tiempo lo cura todo”.

No identificarse con lo que es agradable ni identificarse con lo que es desagradable; no mirar a lo que es placentero ni a lo que es displacentero, porque en ambos lados hay dolor.
(Buda)

¿Por qué en ambos lados hay dolor y debe ser corregido?... Porque ambos lados son la misma cosa, son polaridad, nos desvían del equilibrio evolutivo, independiente a; que siendo seres humanos y por intervención de nuestros deseos, tengamos preferencias hacia un lado más que hacia el otro. 

Isaac Fernández de la Villa.

ENTRADAS RECIENTES