LA PAZ ES POSIBLE.

Una MENTE ILUMINADA percibe por CONCEPTOS y no se deja llevar por elloos.
Un CORAZÓN ILUMINADO percibe por SENTIMIENTOS, y no se deja llevar por ellos.
Un FÍSICO ILUMINADO, percibe por SENSACIONES, y no se deja llevar por ellas:
Y NO DEJARSE LLEVAR es distinto a no hacer algo por MEJORAR NUESTRO MUNDO como realidad más cercana... ¿POR DÓNDE QUIERES EMPEZAR? (Isaac Fdez. de la Villa)...

jueves, 3 de noviembre de 2011

FE E ILUMINACIÓN



La fe a estas alturas de la evolución humana, se torna multidimensional. Se acaba el tiempo en que sólo podía atribuirsele la cualidad de creencia en algo en forma intelectual, aunque nunca fue de tal forma, pero si, la forma que se le fue dando así la encasilló. Creo en esto o en aquello, en lo uno o en lo otro, todo lo relacionado a fe quedó en el intelecto, en la mente, que si está programada fractaliza sus creencias por ceguera o ignorancia; así el mundo se llenó de fanáticos. Fanáticos religiosos, fanáticos políticos, fanáticos del fútbol, fanáticos de las modas, fanáticos del sexo y las drogas, fanáticos del dinero y el poder, fanáticos de la espiritualidad,..., y fanáticos de muchas de estas cosas a la vez. ¿Y qué tienen en común todos los fanáticos?... Todos buscan la felicidad a su manera, como pueden, como les enseñaron, como les dijeron otros, como les hicieron creer que podrían conseguirla. Y está bien, cada uno hace lo que sabe o puede dentro de sus peculiares circunstancias.
Ciertamente podemos reconocer nuestra creencia o fe intelectual y modificarla, pero ¿podemos modificar en igual forma lo que sentimos?... El terreno de los sentimientos no siempre está acorde con lo que pensamos, con nuestras creencias, por muy luminosas que sea que las consideremos. Aquí se presenta el conflicto, cuando creemos algo, y sentimos otra cosa, incluso esto se puede manifestar en forma tan sutil, que sólo al tiempo veremos que actuamos mucho tiempo sobre bases falsas, y no porque no creyéramos en ellas, sino porque descubrimos que partes de nosotros aún no las habían integrado. Fuimos incoherentes con nosotros mismos, hicimos en base a “quiero creer esto pero mi interior aún no lo siente”. También puede suceder lo contrario; “siento esto, pero no creo en ello aunque quiera creerlo”. Sea como fuere, la ciencia descubrió que tanto el corazón como el estómago tienen células cerebrales, ¿tienen su inteligencia?... Siendo así, ¿la frase de unir mente alma y cuerpo quedaría abalada por ella?...
El cuerpo tendría su creencia y sentir, el alma tendría la suya particular, y al igual sucedería con la mente. No sólo bastaría entonces para lograr eso llamado integración, comunión, o iluminación total, que no es esa parcial que confunden muchos, incluso para autodenominarse iluminados y crear sectas o seguidores, con hacer que nuestra mente cambie sus creencias o se deshaga de la programación, no será suficiente, quedarán otros terrenos a compensar mientras se procura no dejar que se empañe el ya logrado con la relación con el entorno.
De esto que haya pocas personas en este mundo que puedan mover montañas con la fe, haciendo referencia a la frase bíblica. Y de esto, que quien crea que ha llegado a algo en forma absoluta, y a la vez dice que no sabe nada, realmente no sabe nada para incluso no saber si llegó a algo. Estaría en constante contradicción, y los que le sigan, serán seguidores por necesidad del momento, o simple adicción. 
Isaac Fernández de la Villa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS RECIENTES