LA PAZ ES POSIBLE.

Una MENTE ILUMINADA percibe por CONCEPTOS y no se deja llevar por elloos.
Un CORAZÓN ILUMINADO percibe por SENTIMIENTOS, y no se deja llevar por ellos.
Un FÍSICO ILUMINADO, percibe por SENSACIONES, y no se deja llevar por ellas:
Y NO DEJARSE LLEVAR es distinto a no hacer algo por MEJORAR NUESTRO MUNDO como realidad más cercana... ¿POR DÓNDE QUIERES EMPEZAR? (Isaac Fdez. de la Villa)...

martes, 10 de mayo de 2011

LA FIGURA DE LOS NUEVOS BUSCADORES.



Diversas culturas y creencias a lo largo de la historia han manifestado esperanzas de alcanzar una mejor existencia tras la muerte. De estas creencias la más extendida otorga la posibilidad de llegar a un paraíso dispuesto por un Ser divino, para poder ser felices eternamente quienes hayan cumplido ciertos requisitos mientras caminaban por la tierra. Llegar a este sitio supondría el mayor grado de felicidad alcanzable de todos los posibles, y por alcanzarlo muchos hombres y mujeres se encerraron en templos, conventos, e incluso cuevas. Pero los tiempos han cambiado mucho, y los viejos Buscadores de la Felicidad han evolucionado a algo menos llamativo pero no por ello menos efectivo.
Con el avance de la tecnología, sobre todo Internet, se ha dado presencia a la promesa hecha en el evangelio de San Lucas: “...Nada hay oculto que no haya de descubrirse ni secreto que no haya de conocerse y salir a la luz.”
Los Buscadores ya no necesitan aislarse para descubrir qué es y cómo poder ir tras la Felicidad. Ya no es necesario adherirse a religiones o sectas secretas para acceder a sabidurías ancestrales, muchas de ella condenadas por la misma ignorancia que sentenció a muerte a científicos adelantados a su época, en los tiempos más inquisidores.
Quienes hoy buscan la Felicidad con mayúsculas, ahora pueden, y deben si así lo sienten, participar activamente en los variados aspectos de la evolución humana, para en su búsqueda, además convertirse en “Servidores del Mundo”, porque una vez limpiaron su carácter lo suficiente, comenzarán a sentir el “deber de ayudar” como una necesidad. Esta necesidad que les compromete con los demás, es la más clara indicación de que van por buen camino, y surge cuando logran darse cuenta de esta curiosa circunstancia: A mayor avance hacia felicidades elevadas van alcanzando, más sufren el dolor de los demás y las injusticias del mundo, pues perciben con mayor claridad con cada paso en el sentido correcto.
Este malestar propio de quienes van limpiando su conciencia, otorga el reconocimiento de que la propia felicidad, la del ser humano individual, es totalmente dependiente de su compromiso a prestar ayudar a la humanidad, según sus dones otorgados; según su capacidad y sabiduría adquirida en su propio proceso evolutivo. Sabiduría que le ayudará a su vez, a descubrir cómo ha de aplicarla en forma efectiva. De esto que ayudar según los dones de cada uno, se convierta en algo sumamente importante para el Buscador sincero que logró avanzar lo suficiente en el camino, distanciándose de los demás. Y la ayuda no sólo será prestada en el limitado concepto dado por la Sociedad Materialista, que lo aplica a solucionar carencias físicas de alimentación, vestimenta, o cobijo: Ayudar se trata de toda acción que haga progresar en felicidad a los demás, siendo sinónimo de aliviar sufrimientos, por lo que además de alimentar el cuerpo, toma más importancia alimentar el alma.
Podemos regalar música relajante al estresado, un libro espiritual al amargado, un abrazo al abandonado, unas sonrisas al enojado, buen consejo al mal aconsejado,... Cada cual debe descubrir qué tiene de rebosante en su vida, ya sea fuera y materialmente, o dentro de si mismo espiritualmente, que puede ofrecer a los demás sin quedarse vacío y convertirse en otro necesitado más.

(Incluido en EL BUSCADOR DE LA FELICIDAD, La Evolución del Ser, Parte 1. Descarga gratuíta en: http://www.bubok.com/libros/175628/EL-BUSCARDOR-DE-LA-FELICIDAD-La-Evolucion-del-Ser )

Isaac Fernández de la Villa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS RECIENTES